Para dar la bienvenida al 2019, Bover Barcelona presenta nuevas adiciones a sus colecciones, además de propuestas de nuevas opciones. Entre las luminarias que suma a su haber, integra Dome 180, que se suma a las ya conocidas piezas de la colección Dome 60/1, Dome 60/2 y Dome 90, creaciones de la experta Benedetta Tagliabue.

La integración del diseño, el arte y la luz en la arquitectura se remonta a hace mucho tiempo, y tal vez esta es la razón por la que las lámparas han dejado de ser solo un elemento que emite luz, para convertirse en una escultura lumínica que confiere una personalidad especial al producto, su diseño y ambiente. Y ha resultado tan significativa la importancia de la luz como elemento sustancial, que todo cambio y alteración en la estructura de las piezas de iluminación tiene el potencial de modificar el concepto formal de todo el proyecto.

 

Es la luz la que toma el protagonismo y lo hace jugando a través del relieve de las formas y sus sombras. Y es tanta la importancia que tiene, que cualquier cambio de su incidencia en el objeto altera el concepto formal del proyecto. Una escultura puede parecer más o menos estática, de mayor o menor realce, conforme varíe la luz exterior que recibe. En DOME decidieron llevar la luz fuera del objeto, dejar que sea una escultura lumínica creada y pensada para recibir y emitir una luz sutil, un juego de sombras y matices que enriquezca el espacio para el que son creadas.

El desarrollo en conjunto de este proyecto entre Bover Barcelona y Benedetta les permitió realizar una reflexión sobre el arte de iluminar, reinterpretar la luz y crear objetos que se acercaran más al arte que al desarrollo industrial.

Con la consigna de dejarse llevar para hacer lo que en verdad apasiona y materializarlo en la realización de esculturas de luz, estos hermosos objetos son creados totalmente en forma artesanal e íntegramente en las instalaciones de Bover Barcelona.

Para su elaboración se necesitan más de 170 fragmentos, que conforman el gran mecanismo de pequeñas y grandes piezas de madera, sabiamente entrelazadas y cosidas una a una por las manos expertas de quienes conocen bien el oficio manual, que requiere la confección y el cuidado de todos los productos realizados en cinta.

Benedetta Tagliabue

Estudió arquitectura en el Instituto Universitario de Arquitectura de Venecia, donde se graduó en 1989. Amplió sus estudios en Nueva York, pero al finalizar su tesis doctoral en 1989 se trasladó a Barcelona. En el año 1991 empieza a colaborar con Enric Miralles, con quien se asocia más tarde para formar el estudio Miralles Tagliabue EMBT. Su colaboración los llevó a colocar su estudio entre los estudios de arquitectura de mayor prestigio y proyección internacional. El taller de arquitectura se caracteriza por el equilibrio entre una estética fragmentada y convulsa y el respeto por la tradición del lugar, una idea que Miralles supo transmitir a Benedetta y que ella ha seguido plasmando.

Bover Barcelona está disponible en Diez Company.

15 enero, 2019

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO