Niche colección Pod

Las modernas bombillas colgantes Pod de Niche se encienden con delicadeza a través de su forma larga y cilíndrica, y se completan con su curvatura hacia dentro, dramática, del estambre y la aurora. La bombilla de estilo tubular de Edison en el corazón de esta pieza une los diferentes elementos del diseño del colgante sin juntas. Lujosa y atemporal, la colección de iluminación Pod está hecha a mano con gran cuidado en Nueva York.

La historia detrás de la luz Pod

Me tomó un momento ajustar mi vista cuando tropecé con el gran granero. Solo las corrientes de sol de verano se asomaban por las rendijas de la puerta de madera, pero incluso en la oscuridad, sabía que había una aventura esperando ser revelada. Con solo apretar un interruptor, las luces de cristal suspendidas encima de mí comenzaron a brillar. Sus reflejos se duplicaron y triplicaron mientras proyectaban su brillo sobre una cubierta de polvo desteñida. Dejando a un lado un vago recuerdo en el que me dijeran que me mantuviera alejado del establo, levanté una esquina de la cubierta y sentí el suave metal pintado y el contorno de las letras de cromo debajo de las yemas de mis dedos. Con cada giro y giro, me sentía invencible: la brisa cálida me anudaba el pelo, el viento besaba mi cara, el pavimento era liso como el vidrio bajo mis neumáticos. Por un momento miré hacia atrás, preocupado por la noche que se acercaba rápidamente.

Pero mientras miraba hacia adelante en el camino que se extendía infinitamente en la luz del día, sonreí, pensando solo en lo que había más allá de la siguiente curva. Antes de siquiera abrir mis nublados y pesados ​​ojos, pude sentir que estábamos en casa. No recuerdo haberme quedado dormido, ni siquiera cuándo empecé a soñar. En cálidos y familiares brazos, fui llevado a mi cama, donde el silencio de la noche me devolvió a mi mundo. Las luces se redujeron a un cálido resplandor, la puerta del dormitorio crujió y, con eso, mi cabeza se llenó con el dulce zumbido de un motor, el rítmico retumbar como una canción favorita. En un instante, volví a estar a la deriva por la carretera abierta que se extendía frente a mí. Pero esta vez, no miré hacia atrás, ni siquiera por un segundo“.

 

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO